Blog sobre gatos

19 Ago Aingeru está triste, ¿Qué le pasa a Aingeru?

¿Pueden, los gatos sufrir estrés post vacacional? ¿O acaso Aingeru es muy rencoroso? El hecho es que han pasado tres semanas desde que volví de vacaciones y está muy huraño desde entonces.

Esta actitud no es nueva, con Jonsy también ha pasado. Llegan las vacaciones se va con la amama (abuela) y a la vuelta se pasa tres días mirándote por encima del hombro, sin hacerte mucho caso y arrimándose para las caricias al estilo ‘como quien no quiere la cosa’. Al final siempre se les pasa.

 

Desde que volvió de la casa de Álvaro, Aingeru  está tristón y su actitud ha cambiado ¿En qué lo noto? Antes venía a saludarme en cuanto entraba por la puerta y ahora solo levanta la cabeza y me mira desde la placidez de su sofá. Antes si yo estaba en la cocina, el también, esperando a ver si caía algo, ahora da igual que oiga la bolsa de la comida. Se pasa el día solo, debajo de la cama, no quiere jugar y yo le veo más delgadito.

Mi gato se hace pis en el sofá

El caso es que Aingeru tiene un  comportamiento raro desde que vino a casa el primer día. Al principio se hacía caca fuera de la arena, siempre en el mismo sitio, rascaba el suelo y hacía sus necesidades. Puse una toalla pero cambió de sitio, siempre lo hacía cerca del arenero pero nunca dentro. Estaba desesperada, ¿Cómo educar a un gato? Opté por mojarle la cara cuando lo hiciera pero creo que lo que hice fue estresarle más. Intuía que él no quería hacerlo y sabía que hacía algo mal pero no podía evitarlo.

Al tiempo, empezó a hacerse pis en el sofá pero no se trataba de algo aislado. Cada vez que tenía que orinar iba a sofá, era desesperante. Tuve que forrarlo con plásticos hasta que me hablaron de un líquido reeducador.

En el Mercadona y si no recuerdo mal por unos tres euros, venden un líquido en spray que hay que echar cada cinco hora sobre la zona que ha hecho suya. Y funcionó.  Ya no ha vuelto a hacerlo y no he tenido que volver a pulverizar ni sofá ni suelo.

Esta semana le llevé al veterinario, a priori está bien, parece que se relaciona un poco más. Yo le quiero igual y me gusta hasta con sus peculiaridades. Cada gato es un mundo. La pequeña Lisa sigue esperando alguien que la quiera y su hermanito Peluso también, ¿Quieres ser tu su familia?.

¡Hasta el próximo maullido!

Tags:
No Comments

Post A Comment