El celo en la gata- La Guarida de mis gatos- Blog sobre gatos

02 May El celo en la gata

Si la esterilización, no ha sido una opción para tu gata y ha tenido grandes cambios de comportamiento, como maullidos constantes o actitud más cariñosa, puede que tu gata esté en celo, pero ¿sabes todo sobre el celo de la gata?

¿Qué es el celo en la gata?

¿Uxoa tienes celo?, no, pregúntale a Lisa a ver. Lisa ¿Y tú tienes celo? Pues mira creo que sí que en este cajón tenemos celo ¿Qué necesitas pegar? No Lisa, no, no hablo de ese tipo celo, del otro. ¿De cuál? De ese que en el que estáis más cariñosas y os cambia el comportamiento. Uxoa está claro que no lo tiene porque la tía no puede ser más arisca… A ver chicos, que Aingeru está hablando de otro tipo de celo. Para salir todos de dudas vamos a preguntar a nuestros amigos de Farma Veterinaria que seguro que entienden más.

El celo en la gata- La Guarida de mis gatos- Blog sobre gatos

El celo es el periodo en el ciclo sexual de los animales en el que son las hembras receptivas y están predispuestas a reproducirse. Durante este periodo la hembra sufre muchos cambios en su comportamiento. En el momento que la hembra es adulta es un periodo que se repite y del que debemos conocer para saber cuales son las necesidades de nuestros animales. Por ello te explicaremos con más detalle los síntomas, comportamientos y alternativas al celo de tu gata.

Primer celo de la gata

Cada gata es diferente, pero el primer celo suele darse en una edad temprana, desde los 4 meses hasta los 11 meses. Esta variedad es debida, a que el primer celo de la gata depende de varios factores:

Peso de la gata. El animal debe haber alcanzado un peso mínimo para entrar en celo.

Presencia de machos. Si hay machos en su entorno, la entrada del celo se anticipará.

La raza. Cada gato es diferente y la raza también genera diferencias respecto al primer celo. Generalmente las razas con pelo corto son más precoces que las de pelo largo.

Las gatas, desde su primer ciclo, pueden quedarse embarazadas, por lo que si no queremos que se quede preñada debemos estar atenta a que no la monte ningún macho.

Duración y fases del celo

Las gatas, a diferencias de otros animales, son poliéstricas, lo que quiere decir, que tiene varios celos al año. Normalmente, las gatas suelen tener entre 8 y 12 celos anuales que generalmente duran entre 5 y 11 días. El celo de la gata, está muy influenciado por la estación del año en la que nos encontremos, y es que según la duración de la luz del día que haya estos pueden ser más o menos. Desde la primavera hasta el otoño las gatas suelen tener uno o dos celos al mes, mientras que en invierno, pueden llegar a no tener ninguno. Este factor suele afectar más a gatas callejeras que a gatas que viven en casa. Por otra parte, si la gata está embarazada, no duele tener el celo hasta después del parto.

El celo en la gata- La Guarida de mis gatos- Blog sobre gatos

Durante el celo de la gata podemos distinguir 5 fases:

  • Proestro. Coincide con el comienzo de la ovulación y la gata comienza a mostrar comportamientos como la búsqueda de atención. Suele durar 1 ó 2 días.
  • Estro. Esta fase es la que conocemos como el celo y es cuando la hembra está receptiva y se deja montar. Si la gata ha sido montada ovulará. La duración suele ser de 7 días, pero depende mucho de cada gata.
  • Interestro. Si no hay ovulación, hay un espacio de entre 3 días y 2 semanas de receso.
  • Diestro. Esta fase se da cuando hay ovulación pero no hay embarazo. El útero se prepara para un falso embarazo. Tras esta fase, la gata vuelve al proestro. Suele durar un mes.
  • Anestro. Durante esta fase la gata está en un proceso de reposo sexual y suele coincidir con los meses de más frío. Dura entre un mes y medio y tres meses.

Comportamientos durante el celo

Las gatas, debido a los cambios hormonales, suelen tener muchos cambios en su comportamiento habitual, por lo que no te extrañes si empieza ha tener estas conductas:

o Está cariñosa. Durante el celo, las gatas buscan atención insistentemente y se vuelven más cariñosas, por lo que suelen dejarse acariciar.

o Se frota contra todo. Debido a su excitación, la gata busca llamar la atención, y además es un síntoma de su alteración. Utilizar rascadores para gatos hace no se frote en las paredes.

o Maúlla mucho y muy fuerte. Con el objetivo de avisar de el periodo en el que se encuentra a los machos, la gata maúlla constantemente y en un tono más elevado de lo habitual.

o Se tumba boca arriba. Lo que busca la hembra es dejar a la vista sus genitales para reclamar a los machos.

o Deja de comer. En ocasiones en búsqueda de esa atención, la gata deja de comer, por tanto se recomienda cambiar el pienso.

o Se lame sus genitales. Esto lo hacen porque sus órganos sexuales están más inflamados que de costumbre.

o Orina en casa. Marcan las paredes o muebles con el fuerte olor de su orina que está repleta de feromonas, como reclamo para los machos.

o No sangran. Las gatas a diferencia de otros animales, no sangran durante el celo, por lo que tendremos que fijarnos en otros síntomas.

Cómo calmar a la gata en celo

Para hacer más llevadera esta revolución de hormonas de nuestra gata, podemos ayudarla con pequeños gestos como prestarle más atención de la que reclama, siendo más cariñosos con ella y darle más mimos de lo habitual, por ejemplo, cepillándola más a menudo, calmando un poco su ansiedad. También podemos una cómoda cama para gatos, calentita, utilizando una manta

El celo en la gata- La Guarida de mis gatos- Blog sobre gatos

eléctrica sobre la que se pueda recostar o una posición cerca de un radiador, ya que estas fuentes de calor las tranquilizan. Sobre todo, y si no quieres tener sorpresas inesperadas, evita el contacto con gatos machos que no estén esterilizados, evitando embarazos no deseados.

Si quieres evitar todos estos síntomas y cambios de conductas repetidos de tu gata, siempre puedes esterilizarla, evitando así el celo y previniéndola de otras muchas enfermedades.

¿Os ha quedado claro, chicos?; ¿Y al resto? Yo creo que los compis de Farma Veterinaria lo han explicado muy bien. ¡Gracias amigos!

No Comments

Post A Comment