Blog sobre gatos

03 Jul Si yo fuese gato viviría en…

¿Te imaginas un lugar donde correr hasta quedarte sin aliento?, ¿Dónde nunca falta la comida y el agua fresca? ¿Dónde siempre que lo necesites hay un colchón mullido y suave para tumbarte? Ese lugar existe, en realidad existen cinco paraísos para los gatos en el mundo. ¿A dónde crees que viajaría tu gato?

1. Estambul (Turquía)

No has estado en Estambul si no has traído fotos de gatos contigo. En esta ciudad turca, la más grande de Europa, conviven cientos de gatos callejeros, porque viven en la calle, pero a los que no les falta ni agua ni comida. Son muy apreciados porque acaban con los ratones.

Todo un crisol cultural y étnico donde conviven varias razas de gatos aunque las más propias del lugar son el gato Van turco y el de angora.

Son los vecinos quienes se encargan de cuidarlos. Al parecer, fue un gato quien mató a una serpiente venenosa que quería acercarse a Mahoma por lo que son muy apreciados en la religión musulmana. El gato es parte de Estambul.

Estambul sería la ciudad de Uxoa. Más cosmopolita y elegante, como ella. Pasearía con el rabo erguido y paso firme por sus calles, formando parte del paisaje y dejándose fotografiar.

2. Aoshima, Japón

La isla de los gatos, literalmente. Es el único lugar del mundo donde hay más gatos que personas y son ellos los que mandan. Esta isla fue, al final de la Segunda Guerra Mundial, el refugio de unos 900 pescadores que con la caída de la industria hizo que abandonaran el lugar. aoshima

Por contra, cientos de gatos fueron llevados para acabar con las plagas de ratones. La gente de la isla les alimenta pero todos son libres, no tienen dueño y son el principal atractivo de un turismo que quiere pasar unos días rodeado por un ejército de felinos. La mayoría son amistosos y saben buscar al humano para conseguir premios.

A Lisa le encantaría vivir aquí. Un gato inteligente al frente de un ejército de gatos. Sería la reina de Aoshima.

3. The Cat House on the Kings

Se trata de un santuario para gatos, una ‘no jaula’ en California y centro de adopción. Los gatos, ahora felices, reciben un hogar, cuidados y comida. Todos esterilizados conviven lejos de la crueldad humana que un día les trajo hasta ese lugar. the cat house

Fundada hace 23 años, ha dado cobijo a más de 24.000 gatos, concienciando a la gente de la tenencia responsable de animales. Actualmente viven 700 gatos, unos doce perros y cabras que se encargan de cortar el cesped.

4. Kattenstoet, el festival de los gatos en Bélgica

Se trata de una festividad que viene de la Edad Media y que se celebra en la ciudad de Ypres cada tres años. La ciudad se viste de temáticas gatunas para conmemorar una tradición en la que los gatos eran lanzados de la torre de un campanario. Bélgica Por supuesto, ahora no se lanzan gatos de verdad, pero sí de peluche para que los recojan los niños que aguardan abajo. Hasta los lugareños se disfrazan de gatos y brujas, con la temática de la época, ya que en la Edad Media, los gatos estaban relacionados con la brujería y la mala suerte.

5. Kotor, Montenegro

El casco histórico de Kotor es patrimonio de la UNESCO y fortaleza de los gatos. Entre los laberintos de callejuelas, los gatos se mezclan con los turistas. Todo un paraíso gatuno, con tienda temática incluida en su casco antiguo. Kotor

Si Aingeru pudiese viajar, sin duda elegiría esta ciudad costera. Con un carácter amable, como su personalidad y con la tranquilidad por bandera, Aingeru sería un cuidador más de este rico legado histórico y arquitectónico.

Si también quieres tener un gato con el que hacer volar la imaginación y viajar a estos lugares te recomiendo que visites El Albergue de la Luz de la Asociación SEDA, un pequeño grupo de voluntarios particulares con más de 100 gatos a su cargo, la mayoría asilvestrados que por accidente, enfermedad o minusvalía, no pueden volver a la calle; también han recogido gatos dóciles o caseros abandonados, a los que tratan de reubicar en casas de acogida hasta su futura casa de adopción.

3 Comments

Post A Comment