Blog sobre gatos
El gato que de tanto pensar se pasaba el día dormido
"Este gato se pasa el día durmiendo", me decía a mí misma una y otra vez. Él lo escuchaba pero hacía oídos sordos, "no sabe lo que dice", pensaba. No dormía, meditaba y meditar cansa mucho, no físicamente pero sí mentalmente. La gente no sabe lo que cuesta pensar y no vale con pensar en los pajaritos que veo por la ventana como mi compañera Uxoa ni vale pensar en el pavo que me van a dar para desayunar cada mañana como Lisa. Yo pienso cosas importantes como por qué sale el sol cada mañana, por qué cae agua del cielo de vez en cuando o por qué a veces se mueven las hojas de los árboles.