Blog sobre gatos

07 Jul Y Jonsy me encontró a mí

Tenía 12 años ¡Cúanto ha llovido desde entonces! Ella, Jonsy, la número 1, nació el 24 de noviembre de 1996 en una casa de Moyua, en el centro de Bilbao.

Desde agosto mi ama (madre) ya nos lo había avisado “vamos a tener un gatito”. Lola, la madre de Jonsy estaba embarazada de su vecino y en noviembre tuvo la camada.

Recuerdo el día que fuimos a por Jonsy, el 7 de enero de 1997 el mejor regalo de Reyes y el mejor regalo de mi vida. Era una gatita pequeña con unos ojos azules llenos de vida y era la más revoltosa. “Te doy la más gamberra porque la vas a cuidar bien” le dijeron a mi ama.

Al principio me daba un poco de miedo, esas uñas y esos pequeños colmillitos entre una fila diminuta de dientes pero duró poco. Cuando rememoro la primera vez que pensé que Jonsy me quería tengo una imagen clara en mi mente. Estaba haciendo los deberes propios de una niña de 12 años y Jonsy se subió a la mesa de escritorio, se sentó y me hizo compañía. Así, sin más.

¿Por qué Jonsy?

Elegir el nombre a un gato no es fácil. Los nombres egipcios cogieron fuerza como Isis o Apis, al final triunfó Jonsy y lo elegí yo. Quien haya visto las películas de ‘Alien’ lo entenderá. La ´prota´ tenía un gato blanco que se llamaba Jonsy y de ahí vino su nombre.

Pero Jonsy también tiene apellidos su nombre completo es Jonsy Lola Gato, esto me lo he inventado yo, me lo inventé hace tiempo no es algo que se me haya ocurrido ahora. Esto responde a una lógica explicación, al menos en ese momento para mi lo era. Si las personas tienen apellidos que son los apellidos de sus padres yo pensé que mi gata también se merecía tener apellidos y como sus padres no los tenían pues decidí coger los nombres de sus progenitores. Como el nombre del padre no lo sabía pues se quedó Gato y el nombre de la madre Lola. Así Jonsy a secas se conviertió en Jonsy Lola Gato. También invertí los papeles, la madre primero.

Jonsy y yo hemos crecido juntas, hemos jugado, nos hemos hecho perrerías, hemos estudiado y sobre todo nos hemos querido mucho y nos seguimos queriendo.

Dicen que los gatos sólo responden cuando tienen hambre, yo digo que los gatos también responden a emociones. Obviamente no se puede llamar empatía pero Jonsy sabe cuando alguien está triste, contento o enfermo.

Llevo tres años viviendo fuera de mi casa y Jonsy me reconoce y me echa de menos igual que yo a ella. Quizá sea una coincidencia pero cuando mi ama (madre) le avisa que voy a ir de visita se pasa todo el día en mi cama, como esperando. Al principio se hace la interesante pero enseguida se la pasa.

Aingeru, Uxoa y Lisa son mis nuevos gatos. Ellos me necesitan igual que yo a ellos. Bueno, ya sabeis que la pequeña Lisa sigue esperando una familia. ¿Querrás ser tu?

¡Hasta el próximo maullido!

Tags:
1Comment

Post A Comment